Últimamente se ha acuñado mucho el término lovemarks, que sería  marcas que amamos, y a primera vista puede parecer una exageración, una hipérbole con la que dar más énfasis a la idea… y me estoy yo dando cuenta de que no. 

Mi marca, mi fetiche, mi producto estrella, la niña de mis ojos es mi Blackberry. Y me estoy dando cuenta de que la amo.

  • La amo porque me gusta tenerla cerca y sin ella me pongo nerviosa, siento que me falta algo
  • La amo porque me gusta establecer contacto visual con ella
  • La amo porque me gusta tocarla y tenerla entre mis manos
  • La amo porque responde a mi expectativas y cumple con lo que me prometió
  • La amo porque cuando hay problemas, se resuelven fácilmente
  • La amo porque aunque hay muchos otros parecidos, ella es única
  • La amo porque espero su lucecita roja aguantando la respiración y me lanzo a apagarla.

A mi amigo Raúl le pasa con sus coches, a otras amigas con sus zapatos, con su centro de estética….

Love is in the air, marcas hacedlo bien y aprovechaos que esto sí que es ganar-ganar.