Hace tiempo que leo en diferentes medios sobre el rol del Community Manager, empezó lejos de mí pero cada vez noto el tema más cerca, y el análisis que he observado coincide parcialmente en casi todos ellos pero también presenta serias divergencias ¡en casi todos también!

Por tanto, por qué creo que hay tanto ruido alrededor de esta figura: porque se juntan el hambre con las ganas de comer.

– Vivimos en una sociedad postindustrial colmada de bienes y servicios, que ha vivido unos años de bonanza como no se recordaba y la competencia en los canales tradicionales para conseguir la atención del consumidor es feroz. Además Mr. Scrooge es una hermanita de la caridad comparado con cómo trata a sus proveedores la gran distribución (la penúltima moda de hecho fue el Trade Marketing). De repente surge un canal nuevo en el que las marcas pueden distribuir directamente sin pasar por intermediarios. Al director comercial de un fabricante le sale de la garganta: ¡No me jod** Romerales, que ésta es la nuestra!

– Además vemos que no solo es el portal e-commerce sino que si lo haces realmente bien en las redes sociales y tienes una estrategia adecuada dejas de ser la del tercero que sube con bolsas de verdura, a ser María que es muy simpática y tiene un niño que come fatal. Si contratando un profesional el jefe de Romerales convierte a esa marca indiferenciada en alguien con nombre y personalidad que la gente recuerda y de la que habla se rasca el bolsillo y se pelea con quien sea.

– La lógica nos dice que estrategia hay una, vamos a pensar en ella y dejarnos de diferenciaciones entre off y on que al gerente / CEO / propietario lo que le interesa es salir de la crisis sanos y salvos, las disquisiciones para las reuniones de marketinianos. Lo que está claro es que cada vez se pasa más tiempo en Internet y que la gente interactúa en las redes sociales.

– Para el segmento juvenil, no se puede negar que el oficio mola mogollón y sale hasta en los anuncios de Fanta. Yo de tanto ver los reportajes de la creatividad española en los primeros 90 ahí que me fui a estudiar la carrera. Hay filón entre las gafas de pasta, de verdad.

– Enlazo con lo anterior, esto es un negociazo para las escuelas de negocio, no es ser redundante mirando el ejemplo Barcelona 2010.

ESADE: Programa de Dirección de Marketing Digital. Web 2.0 Estrategias de Marketing en Redes Sociales, 18 horas, presencial, 1.950 euros.

ESERP: Master en Marketing Digital y Redes Sociales, 600 horas, presencial, 4.900 euros

ESIC: Máster en Digital Business, 400 horas, presencial, 15.500 euros

IE: Master in Digital Marketing, 13 meses, online, 28.200 euros

Inesdi: Programa de Técnico en Community Management, 130 horas, presencial, 3.950 euros
Programa de Técnico en Marketing Digital, 130 horas, presencial, 3.850 euros

La Salle: BCM. Brand Community Management Postgraduate Course, 300 horas, presencial, 4.500 euros

UAB: Web: comunicación, marketing y negocio,  65 ECTS, presencial, 5.600 euros

UIC: Máster en Proyectos de Comunicación Online, 60 ECTS, presencial, 7.500 euros

UPF: Máster en Marketing Directo y Digital, 60 ECTS, presencial, 8.110 euros

OBS (EAE-UB): Posgrado en Marketing Online/ Branding y Comunicación Digital/ Search and Social Media Marketing,  6 meses, online, 3.400 euros. Master en Marketing Online y Comercio Electrónico, 10 meses, online, 5.900 euros

… suma y sigue, multiplicad vosotros.

Hay cuatro millones y pico de parados y de ellos estoy segura que un montón de grandes profesionales del marketing/comunicación con hipotecas y bocas que alimentar, que se reciclan y lo que haga falta porque la cosa no está para tonterías. Si hay que ir, se va.

————————————————————————————————————————————————————–

Actualización 24/11: había una de las grandes escuelas de Barcelona que no había sacado su formación al respecto y ya lo ha hecho:

EADA: Marketing Online Management, 4 meses, presencial part time, 3.850 euros. Y conociendo al director del programa, David Soler, estoy segura de que será una muy buena opción para aquellas personas que busquen un enfoque práctico, orientado a negocio y con base teórica contrastada.